Make your own free website on Tripod.com
 

Principal

Historia
Actualidad
Imágenes
El Baile
La Música
El Canto
Las Letras
Investigación
Aprendizaje

 

Contacto

 

 

LA CONSAGRACIÓN DE CARLOS GARDEL

 

“Era en el Armenonville, en 1913; corrió el champagne
y a todos les picó el deseo de escuchar a ese dúo
desconocido de cantores: Carlos Gardel y José Razzano”

 

 En el año 1913, formando un cuarteto, Gardel, Razzano, Martino y Salinas decidieron cumplir con una gira por localidades cercanas. Comienzan con Zárate, siguen con San Pedro, y las desventuras económicas van naciendo de a una y en masa. Los resultados no son buenos, los contratos no existen o, en todo caso, no se respetan. Así es que el cuarteto comienza a disgregarse, Salinas se separa y continúa Gardel-Martino-Razzano formando lo que se llamó “Terceto Nacional”. La última presentación la hicieron en el “Cine 43” de General Viamonte; allí se separa Pancho Martino: “la cosa no camina...”

Al quedar Gardel y Razzano, se animaron a continuar en gira, sin que variase el fracaso... Se produjo así el regreso a Buenos Aires “con las guitarras entre las piernas”. Poco después, en una cena que se ofreció en la casa de Madame Jeanne, Gardel y Razzano “afilaron sus voces y se cantaron todo”.

La fiesta en lo de la mujer fue coronada en el “Armenonville”. Allí corrió el champagne y a todos les picó el deseo de volver a escuchar al dúo casi desconocido de cantores. Ellos no se hicieron rogar: empuñaron las violas y comenzaron a cantar..

El silencio que se produjo fue total y la gente del lugar fue impactada por el dúo. Fueron tantos y tan calurosos los aplausos y los pedidos de “bis”, que de esa noche salió un contrato para el Armenonville.

A las 22hs del día siguiente debutaron en el lugar, propiedad de los señores Lanzavechia y Loureiro... Y por si eso fuera poco, compartieron cartel con un conjunto que integraban Roberto Firpo (piano), Eduardo Arolas (bandoneón y Tito Roccatagliata (violín).

 

Extracto de “La Consagración de Carlos Gardel”,
revista “Los Grandes del Tango”- nº 34, junio 1991