Make your own free website on Tripod.com
Principal

*Más Leyendas*

 
Historia
*Orígenes
*Reseña
 
Actualidad
Imágenes
El Baile
La Música
El Canto
Las Letras
Investigación
Aprendizaje

 

Contacto

LEYENDAS
 
Momentos y Personajes del Tango que quedaron para siempre en la memoria popular.
 
LA RUBIA MIREYA
Éste fue el apodo de una de las populares bailarinas de tango. Su nombre real era Margarita Verdiez y era uruguaya, conociéndosela también por “La Oriental”.
Una letra de Augusto Gentile la describe como
      “la minusa más papusa
      la que sabe enamorar
      y que en los bailes de Chile
      tiene a tres o cuatro giles
      con las ganas de tanguear”.
* El baile de Chile hace referencia a un salón ubicado en la calle Chile 1567 bajo la denominación de “Patria e Lavoro”, donde los días lunes organizaba bailes Carlos Kent, el Inglés, que era hombre de María, la Vasca. Elegía los lunes porque era el día que tenían libre las pupilas de los prostíbulos.
 
TROILO ES EL TANGO MISMO
“La culpa fue de mi tío José, decía; yo tenía 10 años y me llevó a ver a un viejo bandoneonista del barrio. Él me enseñó los primeros movimientos, a colocar las uñas y el valor de las notas” – Troilo.
Según José Gobello: “Troilo era el tango mismo. Cuando empuñaba su bandoneón, porque era como si lo empuñara, ya nadie pensaba si detrás, en el sonido de la orquesta, estaban los arreglos de Astor Piazzolla, las travesuras casi jazzisticas de Osvaldo Buligini, las instrumentaciones de Argentino Galván o la guitarra de Roberto Grela. Troilo era el tango mismo, por gravitación de su propia personalidad, por carisma. Troilo resumió en sí mismo al tango. Fue su síntesis”.
 
 
“EL ONCE”
 
El tango “El Once” fue una de las máximas creaciones de Osvaldo Fresedo, estrenado el 21 de diciembre de 1924 en el Teatro Victoria. Estaba dedicado a los estudiantes de medicina, y su título se refiere a lo que fue el undécimo baile del Internado, nombre que los estudiantes le daban a las fiestas que anualmente organizaban para festejar la llegada de la primavera. El título original era: “A Divertirse”, pero se popularizó por el subtítulo que, entre paréntesis, decía: “El 11”. El Internado estaba referido a los estudiantes que, en esos momentos de su carrera, se encontraban haciendo el período de residencia en los hospitales.
 
 
RECHAZO Y APOGEO DEL TANGO
 
En 1905 una revista porteña comentaba: “Llegado el carnaval, el tango se hace dueño y señor de todos los programas de baile, y la razón es que siendo el baile más libertino, sólo en estos días, la locura puede tolerarse. No hay teatros donde se anuncien tangos nuevos, lo que es un gran aliciente para la clientela de bailarines, que deseosos de lucirse con las compadradas y firuletes a que da lugar tan lasciva danza, concurre a ellos como moscas a la miel.”
 
 
Más Leyendas